Una segunda acusación de abuso sexual amenaza la carrera política del vicegobernador de Virginia.

Este viernes una segunda mujer acusó de abuso sexual al político afroamericano Justin Fairfax, actual vicegobernador del estado de Virginia.

Su nombre es Meredith Watson y a través de Nancy E. Smith, su abogada, ha declarado que Fairfax la violó en el año 2000, cuando ambos eran estudiantes de la Universidad Duke y eran amigos, aunque nunca salieron como pareja.

También afirma que ha decidido contar lo ocurrido por responsabilidad cívica, pues considera que quienes sirven en puestos públicos deben ser personas de alta calidad moral, de modo que esperaría que tras darse a conocer estos hechos Fairfax renuncie a su cargo como vicegobernador.

Al abundar en los detalles del hecho, destacó que el sufrido a manos de Fairfax fue un ataque agresivo y premeditado, características que agravan la acusación.

Además, Smith informó que entre las pruebas que presenta Watson para sustentar su denuncia, se encuentran correos electrónicos y mensajes de Facebook a través de los que la presunta víctima le contó a sus amigos que el hoy prominente político la había violado, así como declaraciones de compañeros que ratifican que Watson habló con ellos de la supuesta violación muy poco tiempo después de que hubiera ocurrido.

Fairfax se pronunció al respecto el mismo viernes: «Niego la más reciente acusación infundada. Es demostrablemente falsa», dijo. Pidió que se investigue a profundidad el caso para demostrar que él dice la verdad, que se trata de una campaña de desprestigio orquestada en su contra y anticipó que no está dispuesto a renunciar a su cargo.

En días pasados el vicegobernador de Virginia negó también el abuso del que lo acusó Vanessa Tyson, quien dijo que la obligó a practicarle sexo oral durante la Convención Nacional Demócrata de 2004 en Boston.

En ese caso el político argumentó a través de un comunicado que el encuentro sexual que tuvo con Vanessa Tyson en Boston en 2004 fue consensuado.

En medio de estas serias acusaciones, varios políticos demócratas han pedido la renuncia de Justin Fairfax, entre ellos el exgobernador de Virginia Terry McAuliffe, el senador por Nueva Jersey Cory Booker e incluso representantes demócratas del estado como Don Beyer, Gerry Connolly, Donald McEachin, Elaine Luria y Abigail Spangberger.

El escándalo crece en tanto el gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, y el fiscal general del estado, Mark Herring, enfrentan también reclamos de dimisión después de que fueran dadas a conocer fotografías de los años 80 en las que ambos posaron con la piel pintada de negro en una práctica racista de la época conocida como blackface.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Transmisión en Vivo
Facebook
TWITTER
INSTAGRAM