Solución salomónica en la Corte.

A una semana de haber asumido la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación(SCJN), ya se siente la mano del ministro Arturo Saldívar Lelo de Larrea. En el espinoso tema de la reducción salarial, impulsado desde la Presidencia de la República y el Poder Judicial, encontró la salida más inteligente y salomónica posible, donde todas las partes salen bien libradas.

Es evidente que la imagen pública del Poder Judicial sufrió un desgaste sin precedentes a raíz de las persones políticas por los ingresos de ministros, magistrados y jueces. Era una batalla que los togados iban a perder de todas, todas. El tema era, y es, demasiado sensible ante los sueldos de miseria que gana la mayoría de los mexicanos. Sólo era cuestión de soplar un poco a la hoguera de la indignación popular, para lo que el presidente López Obrador y sus operadores Ricardo Monreal y Mario Delgadoson expertos. Ante el escenario de confrontación sin precedentes entre los tres poderes del Estado Mexicano, la llegada del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea a la Presidencia de la Corte allanó el camino para una solución.

Tras una impecable argumentación jurídica, la Suprema Corte, en ejercicio de su independencia y autonomía de gestión presupuestal, decidió autorregular las remuneraciones de sus integrantes.

Los 11 ministros acordaron reducir sus salarios en 25 por ciento para este año, amparados en lo que dice el artículo 123 constitucional que establece el principio de que a trabajo igual, salario igual. También, según el acuerdo, la Presidencia de la SCJN y Consejo de la Judicatura Federal revisarán, y en su caso, publicarán los montos de las remuneraciones de magistrados y jueces del Poder Judicial de la Federación para asegurar que sus ingresos no se reduzcan durante su encargo.

Con esa reducción, era Poder Judicial libera la presión política y social y se pone en sintonía con la austeridad exigida por los poderes Ejecutivo y Legislativo. Los salarios de los ministros -aún con la reducción- seguirán por encima de los 108 mil pesos mensuales que gana el Presidente, pero ya demuestran su voluntad por ajustarse el cinturón. Además, los recortes continuarán. Están despidiendo a muchos directores generales y desapareciendo muchas comisiones de la estructura burocrática. Las comisiones están más en el área administrativa que jurídica de la Corte y no tienen un papel determinante en los proyectos o sentencias. A ver si esas señales logran saciar la furia de los críticos del Poder Judicial.

BON APPÉTIT: En el Valle de México comenzó el cierre de gasolineras y las compras de pánicopor la escasez que lleva ya varios días en una tercera parte del país. Es normal el nerviosismo. Pemex y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguran que no hay ni habrá desabasto. Lo más probable es que sea cierto, porque no creo que el gobierno de López Obrador quiera arriesgarse, ni a la doctora Sheinbaum, al malestar público en su principal bastión electoral.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Transmisión en Vivo
Facebook
TWITTER
INSTAGRAM