La justicia abierta como ámbito de gobernanza democrática.

La construcción de calidad democrática es un anhelo de toda sociedad que opta la edificación de instituciones en donde la soberanía, y su toma de decisiones, debe residir en la búsqueda del interés público. Para lograrlo, se debe priorizar una relación Estado–sociedad con mecanismos permanentes de diálogo, comunicación y acuerdo que permitan conquistar logros en materia de bienestar social y fortalecimiento democrático.

En nuestro país, las instituciones de justicia atraviesan por la necesidad de conquistar mayores niveles de confianza y legitimidad; esto ya que, de acuerdo con datos del Inegi en la Encuesta Nacional de Victimización, sólo el 47% de las mexicanas y mexicanos tiene confianza a los jueces. A nivel internacional, el Foro Económico Mundial reportó que México se encuentra entre los países con menor independencia judicial del mundo; y el Índice de Estado de Derecho 2019, que contempla dimensiones como derechos humanos, justicia civil, ausencia de corrupción, gobierno abierto, entre otros elementos, nos posicionó en el lugar 99 de 126 naciones consideradas para el estudio.
Con base en este contexto, el Seminario de Justicia Constitucional y Parlamento Abierto puso a debate la necesidad de incorporar nuevos elementos que mejoren la impartición de justicia y, en consecuencia, su legitimidad social. En las jornadas de trabajo, los ponentes coincidieron en la necesidad de implementar un mayor diálogo entre las autoridades jurisdiccionales y la ciudadanía con el objetivo transparentar su actuación para que ésta sea conocida por la sociedad.
Convencidos de ello, el Instituto Nacional de Transparencia se ha realizado un trabajo cercano de acompañamiento con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Consejo de la Judicatura Federal y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para que cuenten con el 100% en el índice global de cumplimiento de las obligaciones de transparencia establecidas en la Ley; esto ha posibilitado que la ciudadanía tenga a su mano insumos de información actuales, pertinentes y de calidad que coadyuvan a ejercicios cotidianos de justicia abierta y, a su vez, garantizan el derecho a saber de todas y todos.
Fortalecer los mecanismos de justicia abierta como (re)configurar una nueva cultura jurídica, a través de la simplificación del lenguaje, permitirá ofrecer información asequible, ciudadana y de utilidad social encaminada hacía mayores esquemas de rendición de cuentas, y así ofrecer justificaciones públicas del actuar de cualquier figura de autoridad. Estos elementos más transparentes y ciudadanos están siendo ya implementados mediante versiones estenográficas de decisiones judiciales, publicación y divulgación de criterios, así como sentencias cortas con lenguaje accesible a cualquiera persona para entender qué resolvió un tribunal.
La justicia abierta es un elemento de innovación en el ejercicio del derecho que permite contemplar instrumentos más sólidos de vinculación ciudadana hacia escenarios más inclusivos en las instituciones de impartición de justicia. Al contar con estos esquemas en el ámbito jurisdiccional se impulsa el capital social, elemento indispensable para conformar instituciones con mayor legitimidad y confianza de la sociedad.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Transmisión en Vivo
Facebook
TWITTER
INSTAGRAM