«El Chapo» desconoce a abogados que luchaban contra su extradición.

Los abogados Juan Pablo Badillo Soto y José Luis González Meza, quienes interpusieron una serie de amparos para evitar la extradición de Joaquín Guzmán Loera a Estados Unidos, fueron desconocidos por el mismo capo porque entorpecían su defensa.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) dio a conocer en su lista de acuerdos que el Juzgado Decimotercero de Distrito en Materia Penal con sede en la Ciudad de México declaró “improcedente” el amparo 378/2017, uno de tantos que fueron presentados por quienes se ostentan como representantes legales del “Chapo”, hoy preso en un penal de máxima seguridad en Colorado, EU.

“Se concluye que el promovente de la demanda carece de legitimación para instar esta vía constitucional en representación del quejoso (Joaquín Archivaldo Guzmán Loera) en cualquier asunto relacionado con los procedimientos de extradición (…) En consecuencia, se desecha de plano, por notoriamente improcedente, la demanda de amparo”, se lee en la resolución publicada este martes.

Las demandas de amparo quedaron sentadas en el expediente 814/2019-VDA, que fue descartado 18 meses después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) devolviera el caso al Juzgado.

De acuerdo con el artículo 6 de la Ley de Amparo, una demanda en esta materia puede promoverse por el mismo quejoso o por su representante o apoderado legal. Según lo constatado por la Judicatura, Juan Pablo Badillo y José Luis González no cuentan con esa facultad y fue el propio Guzmán Loera, quien, de acuerdo con el juez federal, solicitó que se rechazaran los amparos interpuestos por estos dos personajes.

El 16 de junio de 2016, ese juzgado recibió un escrito del “Chapo” Guzmán en el que expresó: “Vengo a solicitar se tenga por no interpuesta la demanda de amparo promovida por los señores licenciados Juan Pablo Badillo Soto y José Luis González Meza contra la orden de extradición dictada en mi contra por la Secretaría de Relaciones Exteriores (…) ostentándose como defensores, representación de la cual carecen.

«La solicitud de que se tenga por no interpuesta la demanda, deriva de la circunstancia de que el presente juicio de amparo entorpece la estrategia de defensa contra las dos resoluciones de extradición del suscrito y mis defensores (…) Por lo expuesto y fundado, a usted, juez pido atentamente revocar las atribuciones con que al momento cuentan los señores licenciados Juan Pablo Badillo Soto y José Luis González Meza”.

Pese a esta determinación, el Juzgado Decimotercero aclaró que no se desconoce en su totalidad el poder otorgado a los litigantes sino únicamente en lo que concierne a actos relacionados con el proceso de extradición del capo sinaloense.

Al analizar el caso, el Juzgado obtuvo un acta notariada con fecha de 1996 y expedida por el Notario Público No. 2 de Tonalá, Jalisco, en la que Guzmán Loera da a Juan Pablo Badillo “poder general para pleitos y cobranzas, actos de administración y dominio”.

Hasta ahora, no se tiene constancia de que ese poder como representante legal le haya sido revocado, pero “el Chapo” delimitó sus facultades.

“Bajo tal lineamiento (…) es que se arribó a la conclusión (de) que el promovente del juicio carece de legitimación para representar a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera en cualquier asunto relacionado con los procedimientos de extradición que le fueron instruidos, o que deriven de estos últimos», concluyó el juez de Distrito.

En marzo de 2016, cuando Guzmán Loera estaba preso en el Altiplano, el abogado José Luis González Meza se declaró en huelga de hambre. (Cuartoscuro)

El pasado 4 de septiembre, Juan Pablo Badillo y José Luis González afirmaron en una conferencia que su cliente tenía la voluntad de que todo su dinero incautado –según ellos, cerca de 14,000 millones de dólares– se repartiera entre las comunidades más pobres del país.

El presidente Andrés López Obrador celebró la supuesta intención de Guzmán Loera, pero José Refugio Rodríguez, abogado acreditado por el capo en México, desmintió esa versión y dijo que su cliente nunca le comentó sobre el destino de su dinero ni que fuera dueño de esa fortuna.

En enero de este año, Badillo Soto y González Meza también buscaron la manera de que «el Chapo» fuera repatriado a México y llevaron una carta a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) señalando que el proceso de extradición estuvo lleno de irregularidades.

En marzo de 2016, José Luis González se instaló a las afueras del Altiplano, donde todavía estaba Guzmán Loera, y se declaró en huelga de hambre al acusar que su cliente sufría violaciones a los derechos humanos dentro del penal.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Transmisión en Vivo
Facebook
TWITTER
INSTAGRAM