Dimite el ministro de Exteriores griego tras un enfrentamiento con el de Defensa.

El acuerdo de Prespas, alcanzado esta primavera por Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (FYROM, en sus siglas inglesas) para zanjar un conflicto nominal que duraba más de 25 años, se ha cobrado su primera pieza en Atenas y ha abierto una vía de agua en el Gobierno de Alexis Tsipras. El ministro de Exteriores, Nikos Kotziás, ha presentado este miércoles su dimisión tras un enfrentamiento acerca del pacto con su compañero de Ejecutivo Panos Kamenos, titular de Defensa. No haber recibido suficiente apoyo por parte del primer ministro en el pulso con Kamenos ha sido el motivo esgrimido por Kotziás para dimitir, según los medios locales. Tsipras ha aceptado la renuncia y anunciado que asumirá provisionalmente la cartera vacante para “contribuir con todas sus fuerzas” al cumplimiento del acuerdo, que afronta un complejo proceso de ratificación en el Parlamento de Skopje.

Kamenos, líder del partido de derecha nacionalista Griegos Independientes (ANEL, en sus siglas griegas), que forma coalición con Syriza, es el principal detractor del acuerdo con Macedonia —en el futuro, República de Macedonia del Norte si se implementa el pacto— y ha reiterado en numerosas ocasiones —la última, este lunes— su oposición, amenazando incluso con dejar caer al Ejecutivo. El clima de enfrentamiento empeoró tras unas declaraciones del portavoz gubernamental, Dimitris Tsanakópulos, invitando a abandonar el barco a cualquier miembro que esté en desacuerdo con la política de Tsipras.

Fue precisamente en la reunión del Gabinete del martes cuando se produjo el pulso entre Kamenos y Kotziás, muy molesto por un viaje de su compañero de Ejecutivo a EEUU en el que presentó, por su cuenta, un plan alternativo al acuerdo forjado y suscrito por Kotziás con su homólogo de Skopje; dicha propuesta consiste en un acuerdo de asociación de Grecia con Albania, FYROM, Bulgaria y, en el futuro, Serbia para reforzar la seguridad en la región y contrarrestar la influencia de Rusia. El rifirrafe empeoró cuando Kamenos acusó a Kotziás de emplear mal los fondos reservados de su ministerio, según los medios locales citados por la agencia France Presse.

La salida de un solo diputado del bloque Syriza-ANEL pondría las cosas muy difíciles a Tsipras, que insiste en que las elecciones se celebrarán al término del presente mandato (es decir, en otoño de 2019) pese a la denodada campaña de la oposición por forzar un adelanto. El acuerdo de Prespas —llamado así por los dos lagos fronterizos entre ambos países y Albania donde se firmó— llegará próximamente al Parlamento griego, donde Tsipras tiene una precaria mayoría de 152 escaños (145 de Syriza y siete de ANEL) en una Cámara de 300.

Kotziás, uno de los puntales del Gobierno de Tsipras desde 2015, es un notorio nacionalista de izquierdas que desembocó en Syriza procedente del Partido Comunista griego y que ha recibido muchas críticas por filorruso. Profesor universitario de Relaciones Internacionales, causó gran polémica en su día al invitar a una serie de conferencias a Alexander Duguin, principal ideólogo del euroasianismo, la doctrina que guía la política internacional del presidente ruso, Vladímir Putin, así como por sus habituales viajes a Moscú. Duguin es muy conocido en los círculos radicales populistas europeos.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Transmisión en Vivo
Facebook
TWITTER
INSTAGRAM